Univisión cubre la campaña presidencial de La Riva

Leer el artículo completo en Univision

LOS ÁNGELES, California.- Gloria La Riva es socialista, antimperialista, admiradora de Hugo Chávez y candidata a la presidencia de Estados Unidos. De familia mexicana, esta veterana política de 62 años lleva más de tres décadas tratando de convencer a sus compatriotas –nació en Nuevo México- de que otra fórmula de gobierno es posible, aunque suponga cambiar el sueño americano por uno bolivariano.

A pesar de postularse a la Casa Blanca, La Riva no tiene opciones de salir elegida. No ya porque los electores se vayan a decantar mayoritariamente por la demócrata Hillary Clinton o por el republicano Donald Trump – según los sondeos- sino porque su nombre solo aparecerá en las boletas de ocho estados: California, Colorado, Florida (aún pendiente de confirmación), Iowa, Luisiana, Nuevo Jersey, Nuevo México, Vermont y Washington.

“El objetivo es llegar a la población con las ideas socialistas, con las reformas que están a nuestro alcance. Al ser candidata se puede llegar a millones de personas y nunca se sabe cuándo un socialista va a tener la posibilidad de ganar”, explicó a Univision Los Ángeles la política hispana, líder de la formación marxista leninista Partido Socialismo y Liberación (PSL), al que representa como aspirante presidencial en seis de los ocho territorios donde se presenta.

En California fue elegida candidata por de ideología afín Partido Paz y Libertad y en Vermont por el Partido Unión y Libertad, otro grupo de izquierda radical al que perteneció en la década de 1970 el ahora senador Bernie Sanders, quien disputó la nominación del Partido Demócrata a Clinton para las elecciones de noviembre y fue capaz de movilizar a numerosos votantes jóvenes y descontentos.

“Consideramos que su campaña ayudó en gran medida a abrir conciencias, a no tener miedo del socialismo. Lo que él dijo de la educación y la salud no es solo socialismo, es un asunto de derechos y necesidades que no son imposibles”, comentó La Riva.

Su programa electoral se basa en diez propuestas que incluyen subir el salario mínimo a 20 dólares al hora (actualmente está en 7.25 dólares a nivel federal) y convertir el trabajo y el acceso a una vivienda en derecho constitucional, y que la asistencia médica y la educación sean gratuitas. Su plan apoya el aborto libre y sin coste para la mujer, igualdad de derechos para la comunidad LGBT y la amnistía a todos los inmigrantes indocumentados, como la que aprobó el gobierno de Ronald Reagan en 1986.

En su agenda también está expropiar los bancos, terminar con la brutalidad policial y acabar con la presencia militar de EEUU en el exterior y la total independencia de Puerto Rico.

Durante la entrevista, cuando fue cuestionada sobre la dificultad de implementar un proyecto socialista en un país estandarte del libre mercado con reducida presencia del gobierno en los asuntos del individuo, la candidata consideró que hay electorado para su ideología, pero que la falta de cobertura mediática es un lastre para que cale su mensaje en la población.

Aunque considera que cada nación tiene que encontrar su modelo de socialismo, La Riva indicó que Cuba es “un país socialista muy admirable. Un país digno” y se declaró “admiradora de Hugo Chávez y Nicolás Maduro”. Achacó los problemas que sufren esos países a “la guerra económica”, la actuación de las compañías importadoras y otras cuestiones económicas que, en el caso de Venezuela –dice-, eran anteriores a la llegada de Chávez al poder.

Trump y Clinton

La candidata marxista habla con dureza de Trump y Clinton. Al magnate inmobiliario lo calificó de “racista, misógino, antimulsulmán, horrible persona y muy peligroso” quien ha hecho carrera beneficiándose de la extensa cobertura mediática, comentó.

Sobre la demócrata Clinton , La Riva aseguró que la candidata es también “muy peligrosa” porque, según ella, es partidaria de meter a Estados Unidos en acciones bélicas.

“Ella se jactó de haber presionado a Obama de bombardear Libia”, manifestó La Riva.

Gloria Estela La Riva nació el 13 de agosto de 1954 en Nuevo México y se considera socialista desde que estaba en la Universidad de Brandeis en Boston, en 1972. En 1983 se postuló para la alcaldía de San Francisco -ciudad donde reside- y en 1994 y 1998 aspiró a ser gobernadora de California. En 2008 fue la primera vez que se presentó a la presidencia de Estados Unidos.

Según datos de la Comisión Federal Electoral, su campaña había recaudado hasta el mes de julio poco más de 25,000 dólares en donaciones, frente a los cientos de millones de dólares recibidos por Clinton y Trump.

Leer el artículo completo en Univision